Crónica de………………………………………Amy Winehouse

Recuerdo que la primera vez que escuché a Amy Winehouse me quedé boquiabierto. Había oído hablar de esta cantante desde hacía tiempo, pero la consideraba una integrante más del comando de imitadoras de Madonna. Hasta que alguien de cuyo oído musical me fío me dijo: óyela, tiene una voz portentosa. Y la oí. Y aquel caudal de voz me embriagó. Como lo habían hecho antes Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan o Nina Simone. Investigué: ¡sólo dos discos! Por supuesto, me los compré enseguida -si, y no los descargué porque si me gusta algo, si merece la pena, me lo compro, a ser posible en vinilo, rarito que es uno-. Y me acompañaron durante varios meses. Estaban en el coche, junto al equipo de música, en el ordenador. También me enteré de que la chica llevaba sin componer, y apenas sin actuar, varios años. El monstruo de sonrisa burlona convivía con ella. Esperé. Compré videos, vi el documental del padre -Salvad a Amy-. Y esperé. Hoy he dejado de esperar.

Tu alma era como tu música, negra, y tu voz caía del cielo. Reinventaste el soul.

6 comentarios en “Crónica de………………………………………Amy Winehouse

    • Pero eso es contingencia, Noelia. Si el azar gobernara nuestra existencia el talento nos iluminaría por dentro y corroería la necesidad de quienes nos dominan hasta mostrarla como es, necedad de los grises, de los mediocres que no tienen más armas para destacar que jodernos a los demás.

  1. Dejar de esperar
    El post sobre Amy es, sencillamente, magistral. Medido, contenido. Nada que ver con las “hemorragias” más y/o menos líricas de los críticos musicales al uso. Muy de agradecer.
    Un sencillo “hasta siempre” de una voz extraordinaria. Un “juguete roto” más de esta sociedad que intenta convertirlo todo en metal.
    El cierre es sublime por su sencillez y su rotundidad.
    ¡Enhorabuena!
    P.S.: Prodíguese más. Se lo agradeceremos muy vivamente.

    • Estimada nazarí libertaria: soy de los que piensan que, más que obras, hay lectores, así que sus generosas e inmerecidas palabras son un aliento para seguir emborronando de tinta digital este lugar que espero sea común.
      Muy agradecido.

  2. Estimado ateo,
    no hay generosidad en mis palabras, por el contrario son tan merecidas, como, si me apura, escasas, para un texto exquisitamente medido.
    Mucho le agradeceré que nos siga iluminando con su brillante y acerado estilo.
    Seguiré leyendo cuanto escriba y participaré en la medida de mis exiguas fuerzas y limitados conocimientos.
    Mi agradecimiento a Vd.
    Un cordial saludo en la fiesta de Santiago matamoros, cuando aún están calientes los muertos de Oslo. ¡Qué cosas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s