Dedicado a Emilio J. García Wiedemann, in memoriam

Anuncios

15 comentarios en “Dedicado a Emilio J. García Wiedemann, in memoriam

  1. Me ha emocionado salvajemente pasar por aquí y ver este homenaje. Me ha llegado sobremanera que hayas elegido su sonrisa eterna unida a la voz de Serrat y como no a su Antonio Machado.Gracias

    • Gracias, erato, por tus palabras. Al leerlas me ha venido a la mente una cita que anda publicada en otro lugar de este blog porque expresa cómo siento en ocasiones.

      “La vida no es más que un sueño en marcha,
      un mal actor que se agita y
      pavonea una hora en el escenario y
      después no vuelve a saberse de él.
      Es un cuento contado por un idiota,
      lleno de ruido y de furia,
      que no significa nada”.

      Una emoción salvaje y sin sentido. Si te he logrado conmover, hemos compartido por un momento esa emoción.

  2. Yo lo conocí hace muchísimos años. Él aún estaba en el instituto y nosotros teníamos veintipocos. Compartimos asambleas, mítines y viajes a reuniones más o menos autorizadas; viajes en los que acompañábamos a su padre. Después de un tiempo largo sin vernos, volvimos a encontrarnos hace unos años en actividades universitarias.; él viajaba a Melilla todos los años, con asuntos de la selectividad, y yo trabajaba también en la Facultad de Educación, allí también. Me gustan mucho las imágenes que has puesto en este homenaje. Viéndolas, me parece escuchar el sonido de su risa.

  3. il tuo sorriso così bello e condiviso in quegli anni a catania, mi è giunto terribilmente bello come allora, che la luna di agosto continui a splendere per te ancora. un fuerte abrazo como siempre peppe.

  4. ¡D. Emilio, D. Emilio! No me dio tiempo a sorprenderlo. Sólo viví en la comodidad de pensar que bien valía el sufrimiento entre la corrupción de la UGR por saberlo ahí, causando excepción y midiéndole constantemente los dientes al lobo. Ahora, ¿qué Universidad me queda sin Ud.?

  5. Fue mi profesor de Lengua Española en la Facultad de Traducción e Interpretación de Granada. Nos caíamos especialmente bien. Siempre le recordaré. Un gran abrazo, Emilio, aunque no puedas recibirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s