El enemigo está dentro

Que el enemigo está dentro es algo que aprendí cuando hice el servicio militar. Vigilábamos hacia el interior del cuartel, no hacia afuera, porque sabíamos que el ataque solo podía llegar de quienes nos tenían que controlar, no de ningún inexistente enemigo. Toda la tropa -y yo fui tropa, no llegué ni a cabo, ja,ja- entendíamos contra quien era el combate de cada día y de que batalla queriamos desertar cuanto antes.

Por fortuna, no he participado en ninguna guerra ni creo ya que lo haga, así que no puedo decir en rigor que hace falta más valor para decir lo que dice este hombre que para ser soldado en una contienda. Pero sí sé que hace falta mucho arrojo para hablar tan claro. Así que sólo puedo decirle a este veterano: gracias por tu información, tu ejemplo y tu aliento para seguir creyendo que otro mundo es posible.

Anuncios