El Gobierno español blanquea dinero negro


En el B.O.E. de ayer, día 4 de junio de 2012, y en la Orden HAP/1182/2012, de 31 de mayo, del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, se dice que, entre los bienes y derechos que pueden ser regularizados fiscalmente -aquellos que han sido ocultados antes  y que ahora pueden aflorar abonando el 10 % de su valor a Hacienda-, se encuentra  el “dinero en efectivo”. Al contrario que los demás bienes o derechos, no es necesario probar ni su propiedad ni su fecha de adquisión, basta con la “manifestación” de su poseedor sobre estos dos extremos. Es decir, que cualquier tratante de blancas,  de armas, de seres humanos, de drogas; o cualquier otro delincuente (incluido políticos y empresarios) que tengan dinero negro, puede blanquearlo en la ventanilla más cercana de la Agencia Tributario por un  10 % de su valor. Si la acción es indignante, el porcentaje que se cobra por este servicio podría constituir competencia desleal con el de los paraísos fiscales.

(pincha en las imágenes para aumentar su tamaño)

Esto se asemeja mucho a las conductas previstas en el  Código Penal Español como delito de Blanqueo de Capitales

 

Anuncios

Por qué los políticos nunca se sientan en un banco

¿Porque temen ser acribillados a preguntas por el pueblo llano?  ¿Porque les avergüenza ver a los inmigrantes cuidando de nuestros ancianos? ¿Porque no les seduce dar de comer a las palomas? ¿O  porque no les gusta molestar con su culo caliente a esas barras frías?

¿Por qué lo cree usted, insigne ciudadano?

El malo del banco….siempre está a la derecha

Parece que el “mudo” empieza a hablar. No me extraña que se callara. Ahora lo cuenta, pero, por  supuesto, no a nosotros, que igual no lo entendíamos, sino a los que realmente manda. Esta crisis va a demostrar la falacia en la que vivíamos tras la segunda guerra mundial: el estado del bienestar fue un invento para evitar que Europa se fuera al este. Ahora que el este no exite, que es tierra conquistada, vamos a deciros, curritos, de qué va la historia: yo gano, tú, pierdes.

Y si no te lo crees, aquí te lo cuenta un delegado de Tressis

Mira, más claro: ellos no pierden nunca, tú pierdes siempre. Pierdes porque compraste una casa sin tener dinero, y ellos te ofrecieron el dinero con todas las facilidades del mundo. Cuando a ellos les falta el dinero, te lo piden a ti, que, claro, no lo tienes. Entonces el Estado, nosotros, se endeuda para que ellos puedan seguir trabajando. Pero ¿y tú?. A ver si vamos entendiendo que “nosotros” no somos “todo”, y que “ellos” sí son “todo”, o de eso te quieren convencer: si les va bien ¡a todos nos irá bien! ¿Te lo crees? Pues si te lo crees ¡bienvenido a la próxima crisis!